Odontología, Medicina General y Estética, Cirugía Estética &#13 Dentistry, General & Aesthetic Medicine,Cosmetic Surgery

Lifting

Otros nombres

  • Estiramiento facial
  • Cirugía estética de la cara

Definición

El lifting o estiramiento facial es una intervención quirúrgica para reparar la piel de la cara y cuello marchita, arrugada y hundida que se produce por el paso del tiempo, por una dieta alimenticia pobre o también por tendencia hereditaria. Se realiza quitando el exceso de grasa, tensando los músculos principales, y rellenando la piel de la cara y cuello.

Descripción del procedimiento

Las arrugas en la piel aparecen a medida que van pasando los años, sobre todo en la zona de alrededor de la boca y nariz, de los ojos “patas de gallo”, en el área interciliar (área entre las dos cejas), etc. Los depósitos de grasa aparecen alrededor del cuello.

La mandíbula se torna floja y caída (papada). Otros factores que pueden contribuir a problemas en la piel en personas más jóvenes son una dieta pobre, el tabaco, la obesidad y también los factores hereditarios. El lifting ayuda a mejorar los daños visibles de la piel y músculos, así como a recuperar un aspecto más joven. El lifting también puede realizarse aprovechando una operación para reconstruir la nariz o estirar de los párpados.

El lifting se puede hacer con dos tipos de anestesia. Una es la anestesia local (el paciente está adormilado y sin dolor). La otra es la anestesia general en la que el paciente está profundamente dormido, sin sentir dolor.

El cirujano plástico realiza unas incisiones sobre la línea del pelo, en las sienes, detrás del lóbulo de las orejas y en la zona baja del cuero cabelludo. Después extrae el tejido graso, estira la piel y, por último, cose (sutura) las incisiones.

Indicaciones

Normalmente se realiza para reducir los signos del paso del tiempo (arrugas) con las que el paciente se siente insatisfecho. Esto puede, incluso, crear problemas de salud.

Expectativas después de la cirugía

La mayoría de los pacientes están contentos con los resultados.

A veces el cirujano tiene que colocar un pequeño tubo de drenaje debajo de la piel de detrás de la oreja para drenar una pequeña cantidad de sangre que puede acumularse en este lugar. Se colocan unos vendajes suficientemente compresivos alrededor de la cabeza, para evitar la hinchazón y los cardenales (hematomas). Normalmente el paciente no suele sentirse muy incomodo después del lifting.

En todo caso se puede administrar alguna medicación para el dolor. El paciente puede notar adormecimiento en la piel: esto es normal y desaparece en unas pocas semanas.

El paciente debe mantener la cabeza elevada con dos almohadas (por lo menos en un ángulo de 30 grados) para evitar la hinchazón.

El tubo de drenaje (si ha sido necesario colocarlo) se quita después de 1 ó 2 días de haber realizado la intervención.

Los vendajes se quitan después de 1 a 5 días.

La cara puede aparecer pálida, morada e hinchada, pero en un plazo de 4 a 6 semanas recuperará un aspecto normal.

La mayor parte de los puntos se quitan en 5 días, aunque a veces los puntos o grapas situados en el borde del cuero cabelludo se dejan algunos días más, porque pueden tardar algo más en cicatrizar.